NI UN TÍTERE CON CABEZA.

(Una mirada escéptica de un publicitario a todo lo que intentan vendernos).

La paridad en los cargos, una política contra natura.

Desde hace unas semanas, tenemos un nuevo gobierno (eso sí, los problemas que teníamos siguen siendo los mismos, pese a las promesas de que El Advenimiento de Nuestro Señor Mariano iba a hacer con su mera presencia desvanecerse las dudas sobre nuestra economía, mil puestos de trabajo se iban a generar por minuto de manera espontánea y las aguas inquietas de los mercados se iban a calmar y a abrir a su paso como el Mar Rojo lo hizo ante Moisés). Y nada más hacerse pública la composición del nuevo gobierno, una de las reacciones que tuvieron algunos fue sacar la calculadora y contar cuántas mujeres había en él. Y si se cumplía la regla de la paridad en los cargos o no. Y (no hacía falta ser un talento para las Matemáticas para comprobarlo) era que no.

Solo había 4 mujeres entre los 13 ministros. Un 30,77% en vez del políticamente correcto 50%.

¿Está bien que no se cumpla esa política de la paridad en los cargos? Y más importante todavía, ¿es correcta esa política de la paridad en los cargos en el poder que hace unos años nos vendieron como un gran avance?

Aun a riesgo de no ser precisamente popular entre la sección femenina, no voy a andarme con rodeos ni paños calientes. Yo creo que no es correcta la política de la paridad en los cargos. Y creo sinceramente que es un error contra natura. Un error que no reconoce que para ejercer el poder hay un sexo claramente más adecuado que el otro. (Feministas en estos momentos sedientas de mi sangre, guardad vuestras piedras, por favor. No me lapidéis todavía, seguid mi razonamiento y veréis cómo al final no os queda más remedio que reconocer que tengo razón).

Mi razonamiento tiene dos argumentos en contra de la paridad. Un primer argumento vinculado a la meritocracia. Y un segundo vinculado al hecho de que es un error contra natura discriminar al 50% en favor del sexo femenino.

Vamos allá con el primero. La paridad en los cargos resulta un error porque lo único que debería contar para ocupar un cargo es la capacidad de la persona que va a ocuparlo. Lo único relevante debería ser quién está más preparado para ello, sin importar su sexo. (El sexo no debería ser una variable que fuera tomada en consideración, de la misma manera que no es relevante para decidir sobre quién es ministro o alto cargo si el candidato es zurdo o diestro, si es moreno o rubio, si le gusta más la playa o la montaña, si es más de Fanta naranja o de Fanta limón).

La meritocracia es filosóficamente más coherente, justa y racional que la discriminación positiva forzada en favor del sexo femenino. Al final se acaban poniendo mujeres porque se ha de cumplir el cupo, aunque se dé el caso de que no sea una mujer la persona más adecuada para el cargo y tenga un perfil bajo y poco destacado. (Pregunta para nota: ¿alguien recuerda el nombre de 3 ministras del anterior gobierno de Zapatero? Sí, sí, de ésas que fueron ministras durante 4 años seguidos. No, ¿verdad? Pues eso).

Pero supongamos que nos olvidamos de la meritocracia. Y decidimos que se ha de discriminar positivamente en función del sexo. Pues bien, eso nos lleva al segundo argumento de mi razonamiento.

El segundo, como decía, es que resulta un error contra natura establecer en el poder la paridad de cargos poniendo de manera igualitaria los dos sexos.

Porque la paridad de cargos supone obviar que hay un sexo de manera natural más adecuado que el otro para ejercer el poder (ay, que ahora ya me parece oír a las hordas feministas subir por las escaleras de mi edificio gritando mi nombre mientras van afilando la guillotina con vocación de cortar una protuberancia de mi cuerpo que no es precisamente la cabeza). Y obviar además que hay un sexo que la naturaleza prefiere de manera innata.

Ésa es la verdad. La naturaleza ha desarrollado un sexo que es superior al otro en una variable relevante para ejercer bien el poder. Y además la naturaleza indica claramente qué sexo le gustaría que dominara el mundo. Nos guste o no, es así. Aporto dos datos científicos que corroboran esas dos afirmaciones:

1) la testosterona masculina y los estrógenos femeninos segregados al nacer y poco después transforman para siempre los circuitos cerebrales del recién nacido. Y son los responsables de las diferencias entre hombres y mujeres en las distintas habilidades mentales. Por ejemplo, y es un ejemplo que me parece importante para el ejercicio del poder, las redes cerebrales masculinizadas por la testosterona son las responsables de que los hombres sean en promedio más agresivos que las mujeres

2) (hombres, aquí viene lo impactante) durante la formación del embrión, todos sabemos que si el espermatozoide ha aportado un cromosoma Y, el embrión desarrollará órganos sexuales masculinos. Y ahora llega lo que poca gente sabe y que es bastante asombroso. El embrión está predeterminado por defecto a crear órganos sexuales femeninos. Es decir, mujeres. Todos los embriones de la especie humana están predeterminados a crear mujeres. Solo cuando existe el cromosoma Y, éste actúa e inhibe esa tendencia por defecto y crea un hombre. Pero la tendencia natural de la especie es crear mujeres. La tendencia innata de la naturaleza es crear solo mujeres.

Es decir, la psicología experimental y la neurobiología han mostrado que los hombres (debido a que la testosterona afecta al desarrollo y a la función del cerebro) son inferiores a las mujeres en cuanto a templanza, esa característica tan opuesta a la agresividad innata del cerebro masculino.

Y además la naturaleza tiende por defecto a crear mujeres. Si no actuara un agente externo como es el cromosoma Y, la naturaleza (que ya sabemos que es infinitamente sabia) de manera automática solo crearía mujeres. (Ya pueden los lectores masculinos de este post ir buscando una escoba para recoger del suelo los restos de su ego)

Sabiendo esto, ¿cuál es la conclusión lógica sobre la política de paridad?

Pues que si vamos a dejar de lado el principio de la meritocracia, ¿por qué darles el 50% del poder a las mujeres como marca la paridad? Mejor hagamos las cosas bien. Y démosles a ellas el 100% del poder. Si nos olvidamos de la meritocracia, entonces no nos andemos con tonterías de mitad y mitad. Apliquemos el criterio de cuál de los dos sexos es más adecuado para ejercer el poder y démosle todo el poder a él.

Hace unos años nos vendieron como un gran avance la paridad en los cargos. Pero el avance realmente grande sería que todos los cargos de poder lo ocuparan mujeres.

Porque ya sabemos lo que han dado los últimos 3.ooo años de la Humanidad siendo gobernados en todo el mundo por los hombres, que como hemos visto son biológicamente más propensos a la agresividad.

Un rosario de continuas guerras creadas por ese sentimiento tan masculino de la territorialidad, poblaciones padeciendo sufrimientos absolutamente innecesarios debido a los cerebros alterados por la testosterona de sus dirigentes, una sucesión inacabable de sangrientos dictadores (¿alguien entre el público recuerda alguna mujer dictadora?).

La naturaleza tiende por defecto a crear mujeres. La naturaleza de manera innata solo pondría en el mundo mujeres. ¿No sería mejor seguir su ejemplo y dejar todo el poder a las mujeres?

¿Cómo sería el mundo si lo manejaran las mujeres?

¿Cómo sería el mundo manejado por personas que no emplean en su comportamiento innato variables esencialmente masculinas como la fuerza, la ambición o la agresividad?

Yo creo sinceramente que sería un mundo mejor.

(Eso sí, para decirlo todo, también es verdad que no sé si los secretos de Estado durarían mucho siendo secretos. Tal vez no habría mujer que resistiera la tentación de contárselos a una amiga).

Anuncios

Navegación en la entrada única

31 pensamientos en “La paridad en los cargos, una política contra natura.

  1. ¡¡¡Vaya temita te has sacado de la manga esta semana Javi!!!
    En mi opinión, un mundo gobernado sólo por mujeres sería mucho mejor sin dudarlo: menos guerras, menos violencia, menos conflicto…Y también mucho más divertido: más cotilleos, más estética, más celos, más dobles sentidos….

    • El tema lo pensé cuando vi la foto del nuevo gobierno.
      Pero luego surgió el tema del trabajador ejemplar, el del caso Urdangarin…
      Y hasta hoy.

      Un mundo gobernado por mujeres tendría también otra cosa.
      Menos fútbol.
      Porque solo a un político hombre (Francisco Álvarez Cascos) podía ocurrírsele lo de declarar por ley el fútbol “bien de interés general”.

  2. Chano en dijo:

    Si, todo tu razonamiento está muy bien sobre el papel, pero cuando la biología acaba, empieza la experiencia, y yo he conocido suficientes mujeres en mi vida como para que desmenucen tus argumentos a base de mala leche y capacidad de retorcimiento. Porque puede que los tíos tengamos un pronto violento, pero a retorcidas, y a joder en frío, lo que es capaz de pensar una mujer, no es capaz de pensarlo un hombre ni aunque su vida dependa de ello.
    A las malas, a hacer sangre y encargarse luego de que te escueza… son imbatibles.
    Por lo que propongo que la discriminación positiva se circunscriba sólo a los ministerios de defensa e interior.

    Ahora, espero insultos y desprecio, y probablemente algo más gordo, pero eso soy incapaz de imaginarlo.

    • Sí, pueden ser puñeteras.
      Y pejigueras.
      Y maquiavélicas cuando quieren.
      Y capaces de recordar una mala frase que les dijiste una vez caminando por la calle hace 17 años.
      (Recuerdo la frase “Los hombres olvidan pero no perdonan. Las mujeres perdonan pero no olvidan”).
      Pero qué quieres que te diga, para algo de entidad yo me fiaría más de una estructura gobernada solo por mujeres que de una gobernada solo por hombres.
      (Por cierto, tengo aquí a una amiga interesada en conocerte. Enarbola una guadaña y tiene los ojos inyectados en sangre. Le paso tu dirección).

  3. Santi. en dijo:

    No solo está actualmente gobernado por mujeres, sino que además hacen creer al hombre que es él quién gobierna. Brillante.

  4. Estoy completamente de acuerdo con las reflexiones acerca de un mundo gobernado por mujeres. Lo que ocurre es que no puedo dejar de pensar en nuestras políticas más cercanas: la orgullosa Soraya, la superanzaluza Carmen Chacón…

    En la teoría estoy 100% de acuerdo. Pero el posible aterrizaje de la teoría me asusta.

    • Pues te has dejado a Aguirre, Cospedal, Botella…
      Una cosa en que reparaba mientras escribía el post es que aquellas mujeres que han despuntado más en política son justamente aquellas que tienen unos rasgos de carácter de los que se podrían decir más masculinos.
      Es decir, autoritarismo, dureza…
      Gente como Margaret Thatcher o la misma Aguirre.

      No sé si la práctica de darle todo el poder a mujeres quedaría peor que lo inmaculado que queda en la teoría.
      Lo que sí tengo es la sensación de que no iba a ser peor de lo que lo hemos hecho durante 3.000 años los hombres.
      Y que seguramente iría mejor.
      (Tal vez nos habríamos librado de la crisis económica si al frente de los grandes bancos hubiera habido mujeres, generalmente más prudentes que los testosteronizados hombres).

  5. Heidi Güells en dijo:

    A mi me parece que el artículo es ocurrente, pero frívolo, como frívolo son los comentarios al respecto. No se si el mundo sería mejor o peor si estuviera gobernado por mujeres porque hay mujeres de todo tipo y condición y si no recordemos a “la dama de hierro” o a nuestra más contemporánea Angela Merkel. Pero lo que sí que se es que según el censo hay más mujeres que hombres , que todos los ciudadanos independientemente de su sexo tienen que tener las mismas oportunidades , que en las aulas las mujeres obtienen mejores calificaciones que los hombres y que en los cargos directivos, tanto en el mundo empresarial como en el político ,sigue habiendo más hombres que mujeres. Por tanto, la pregunta no es si un mundo gobernado por mujeres será mejor o peor que uno gobernado por hombres, la pregunta es para cuándo un mundo justo. Para cuándo un cuadro político que represente a la sociedad? Pero ya sabemos que la crisis es una excusa perfecta para involucionar en temas sociales, por lo que parece también en el de la igualdad…

    • Hola, Heidi, gracias por el comentario.

      Bueno, lo del tono frívolo del artículo no era la intención, Si te lo ha parecido por los toques de humor con que voy salpimentando el post (recurso que por cierto, está inspirado en las obras del marqués de Sade), solo es una manera de hacer más ligera la lectura de este post (y de todos los que voy escribiendo) y de introducir un tono contrapuntístico y de estilo personal.

      Mi reflexión tiene que ver únicamente con el ámbito del poder.
      Donde estoy convencido de que el cerebro testosteronizado de los hombres funciona de manera diferente y ha dado hasta ahora los resultados que ya conocemos de los últimos milenios.
      Thatcher, como he puesto en otra respuesta, me parece un ejemplo de comportamiento más próximo a la mentalidad agresiva propia del cerebro masculino.
      Por eso supongo que llegó tan lejos como llegó (y hasta declaró una guerra que, además, le fue electoralmente muy bien).

      En el ámbito laboral y profesional, la cuestión es distinta.
      Por ejemplo, hablemos del mundo publicitario, caso tal vez extremo dentro del mundo laboral, porque es un negocio como bien sabemos los dos muy liberal y de oportunidades basadas en la meritocracia.
      ¿Y qué nos dice la experiencia en ese negocio tan abierto, donde no hay discriminaciones en función del sexo y donde cada uno puede llegar tan algo como le lleve su talento y su ambición?
      Pues que no son muchas las mujeres que ocupan puestos realmente arriba en ese negocio.

      Basándome en la casuística que yo he conocido, he visto mujeres que por capacidad podían haber llegado arriba del todo.
      Pero en un momento dado, optaron por que fuera que no.
      Bien porque querían tener niños y disfrutar de su infancia sin pasarse la vida en reuniones, aviones o rodajes.
      Bien porque no querían llevar el tipo de vida que se ha de llevar cuando se está en los puestos realmente arriba del todo.
      Como me dijo una vez una amiga, “yo prefiero quedarme en un agujero feliz”.
      (Es cierto que eso también he visto que le pasaba a algún hombre, pero mucho menos, y repito que hablo de mi experiencia personal).

      También he visto, como habrás visto tú, mujeres que llegaban a la cúspide empresarial en el negocio de la publicidad.
      En general se trataba de las que eran ambiciosas y establecían unas prioridades distintas en su vida.
      Todo muy respetable, cada uno decide qué cosas son más importantes para uno mismo en según qué momento esté de su vida.
      Pero si en un negocio tan abierto al mérito como es el publicitario, no son muchas las que hay arriba, tal vez ello suponga una indicación.

      Y en cuanto a lo de la involución en la igualdad al amparo de la crisis, creo que en lo que respecta al gobierno y su baja proporción de mujeres, la cuestión tiene que ver con la personalidad de Rajoy.
      Rajoy, que no es precisamente un hombre con liderazgo y autoridad (comparado con Aznar parece el Niño Jesús), se ha rodeado siempre de mujeres más bien estilo hormiguitas, trabajadoras y que no le van a llevar la contraria (también lo hace con ese perfil de hombres, pero su círculo cerrado es esencialmente femenino).
      ¿O te lo imaginas poniendo a su lado de vicepresidenta a Esperanza Aguirre?
      Yo la verdad es que no.
      (Afortunadamente para todos nosotros, claro).

      Besosssssss.

    • Chano en dijo:

      Sólo un par de palabras para ti: Leire Pajín.

  6. Euric en dijo:

    Bueno, el gobierno de ZP tuvo paridad e incluso cierto protagonismo de las mujeres, efectivamente ha sido pacífico y de talante, personalmente creo que excesivamente criticado, pero los resultados han sido los que han sido, a todos los niveles, durante y después.

    De la presente legislatura dirigida sobretodo por hombres me espero poco de bueno y mucho de malo. ¿Cómo era aquello? ¿Salidos de guatemala para llegar a guatepeor??? En este gobierno sobra testosterona (no de marianito justamente) y chulería. Veremos…

    Y de cara al futuro, lo que propones, en este país lo sabremos pronto: Cospedal, Soraya, Botella, Mato… y por el otro lado, Chacón, Salgado, de la Vega, Bibiana Aido, Pajín, Sinde, Garmendia…

    Finalmente te añado una variable a tu ecuación de la meritocracia: la educación. La de los hombres suficientemente educados para entender que una mujer es tan capaz como un hombre para dirigir el país, ministerio, empresa, etc. Y la de las mujeres, a las que por regla general, hasta hace apenas pocas décadas se las mantuvo fuera de las universidades y núcleos decisorios, lo que les impedía lograr los méritos propios para acceder a los puestos de poder. Y si, durante un tiempo se necesitó (y por desgracia aún es necesaria) una discriminación positiva, con el fin de cambiar una tendencia milenaria. Que tu, yo y los que te seguimos las veamos iguales de capaces (o más), no significa que la mayoría lo haga así. Recuerdo esa premisa que dice que en mkt no exite ni el “yo” ni el “todos”. Pues eso. Recuerdo también las encuestas entre joventud que mantienen creencias históricas, la violencia de género, los comentarios sobre embarazos y empleabilidad… ¿sigo?

    Es como la discriminación por preferencia sexual. “Yo” ya veo innecesario los clubs de gays y lesbianas en todas partes (partidos políticos, universidades, etc). Me suena a redundante y sectario. Es más, me crea el deseo de montar un club de heteros (no sé para qué, copiaría la agenda del de gays), pq para mi es claro: “Bien, tu eres gay y yo hetero. Pues felicidades, ya ves que novedad. ¿¿¿Y a mi qué me importa que persona te ponga cachondo/a???”. Pero esa postura es la mía. Para una mayoría aún son seres susceptibles de discriminación. Por eso la discriminación positiva: la de mujeres, gays & co, racial, etc.

    Ya me enrollé otra vez… “ma’cachis” la mar! :))

    • Hola, Euric, intentaré ser breve.

      Yo creo que no es lo mismo unas mujeres políticas en un entorno de mayoría de hombres que en un entorno en el que a su alrededor solo hubiera mujeres.
      En el entorno primero, que es el actual, las mujeres tienden a comportarse más como lo que se espera que tienen que hacer para ser respetadas por los hombres políticos que las rodean.
      En el segundo, que es el que alegremente propongo, no tendrían necesidad de hacerlo porque a su alrededor solo habría mujeres e intuyo que se comportarían de manera distinta.
      (Del mismo modo que los hombres no nos comportamos igual, ni hablamos de lo mismo, si estamos en una cena de parejas que si estamos cenando solo hombres).
      En cualquier caso, creo que este segundo escenario nunca llegará.
      O por lo menos, no antes que una ENA o un MIR político de aquí.

      Por otra parte, interesante la reflexión que haces sobre la educación.
      Porque es totalmente cierto que mientras no se avance en ella no se podrá normalizar lo que es normal.
      Que no hay inferioridad de las mujeres para realizar nada.
      (Aunque yo, muchas veces, tengo la sensación de que en realidad son más capaces que nosotros).

      De todas formas, ópticamente ya se está avanzando en ello.
      Pensemos en cuántas mujeres vemos en puestos que hace 20 años eran impensables.
      En la vida privada, pero también en la publica.
      Como Esperanza Aguirre, a quien prácticamente he citado en cada respuesta que doy en este post, Dios mío…

      Ahora bien, ¿la educación sobre este tema se crea desde abajo en las escuelas y en las casas por parte de los padres?
      ¿O simplemente se educa poniendo a la mitad de mujeres en cargos públicos?

      Bueno, breve lo que se dice breve no he sido…

      • Heidi Güells en dijo:

        La educación y esto es un hecho, se da en casa y en la escuela. Pero no se da con palabras o lecciones magistrales sino con el ejemplo. Y el elenco político es un ejemplo muy cercano…al final les digamos lo que les digamos a nuestras hijas, los que mandan, los que tienen poder y dinero son los hombres…hay un montón de razones, aunque al parecer la principal no es que no estemos preparadas sino que debemos elegir entre tener hijos y triunfar, entre renunciar a ser como somos y sentir lo que sentimos y triunfar…ahí esta el problema de la sociedad, no en la paridad o si gobiernan hombres y mujeres, sino en el hecho de que los hombres y mujeres que nos gobiernan son seres ambiciosos que han elegido el dinero y el poder frente a otras muchas cosas…y eso también pasa en publicidad.

      • Generalizo.
        Al final, para llegar a la cúspide hacen falta básicamente tres cosas.
        Capacidad.
        Ambición.
        Y estar dispuesto a asumir lo que supone para tu vida el puesto (esencialmente, a qué has de renunciar).

        Mi experiencia, con el valor estadístico que ello tiene, es que lo primero se da por igual en hombres y mujeres.
        Lo segundo ya se da menos en las mujeres.
        Y lo tercero, todavía menos.
        Y ahí creo que no se trata de educación ni de referentes.
        Sino simplemente de elección personal.

        No olvidemos que las reglas del juego (ambición, deseo de poder, ansias de llegar a la cumbre) las definieron los hombres.
        Y es un juego al que muchas mujeres no les gusta, ni desean, ni les interesa jugar.

  7. Esther en dijo:

    La belleza está en el interior, frase que no se refiere al espíritu sino al poco conocido hecho de que J.J. Rousseau gustaba de vestirse con corsés femeninos, con lo que lograba, entre otras cosas, que se le pusiera cara de neoplatínico estreñido.
    Fdo: María Zambrano, top model, porque yo lo valgo.

  8. Esther en dijo:

    Creo que con Doña Ana peras y manzanas, Doña Ana ferrari, Porsche ó lo que fuera y Doña Fátima y olé, nuestro amado Presidente el durmiente, la pifió; en cambio Doña Soraya, tiene más trastienda de lo que parece, pese a las presiones de su partido (Trillo y adláteres), parece que va a nombrar un civil para el CNI, y seguramente siguiendo directrices de su patrón del que es su perrito faldero, dicen que dejará al actual de adjunto, con un buen sueldo, una Legislatura ó dos si les va bien, así le neutralizan por si se iba de la lengua.!Que País!

  9. Esther en dijo:

    Con respecto a la Condesa de Bombay, quemó sus naves en el menage a troi, (PJ+Fedeguico+más ella, hace cuatro años, cuando intentó desbancar a Rajoy, ahora aparte de privatizar sanidad y educación todo lo que puede, anda lamiéndose las heridas por la ascensión de su eterno rival Gallardón a ministro. Sí, donde vamos a parar, la política con féminas, es como el programa ese de telecinco, donde se despellejan unos “contertulios” a otros. No me llamen machista, soy mujer sin
    mis circunstancias.

    • Gracias por los comentarios, Esther (o María Zambrano).
      Hay que ver lo que aparece por los comentarios Esperanza Aguirre (empezando por los míos).
      La verdad es que, retomando una de mis respuestas anteriores, Aguirre sí juega a este juego con las reglas que definieron los hombres, y que son totalmente crudas en la política, el territorio del Poder, así, con mayúscula.
      Jugó sus cartas y perdió.
      Apoyada por esa prensa de derechas que veía tibio a Rajoy (y seguramente lo seguirá viendo). La misma que en su día le dio unos mandobles tremendos a Soraya por el mismo motivo.
      Aguirre es de esos ejemplos que me hacen dudar de mi postulado de que el poder político entregado solo a mujeres sería mejor manejado que tal y como lo llevamos manejando milenios los hombres.
      Pero claro, me vienen a la cabeza ejemplos de tantísimos hombres muuuuuuuuuuuucho peores que Aguirre…

  10. martini en dijo:

    Totalmente de acuerdo con Heidi, aqui algo huele a rancio, preguntale a Amparo Moraleda si ha renunciado a algo.
    Ese cuento de que hay que fijarse en la capacidad y no en el sexo ya esta muy oido y claro por lo que se ve los hombres estan mas capacitados, no?lo digo dado el numero de dirigentes, o de presidentes o de directores…bla bla bla.
    saludos.

    • ¡Dios santo, la Brigada Femenina ex-BBDO ataca por los dos flancos!

      Amparo Moraleda ha renunciado a cosas seguro,
      Segurísimo.
      Uno no ocupa el puesto que ocupa ella y lleva la misma vida que llevaría si fuera un simple asalariado.
      Sea hombre o sea mujer.

      Yo creo que no es que los hombres sean más capacitados para llegar hasta arriba.
      Sino que tienen más ganas y les parece más importante llegar hasta arriba.

      • martini en dijo:

        que tienen mas ganas…? uf Javi!!! dejemoslo.
        para cuando un post sobre la corrupcion de esos HOMBRES tan capacitados que son los que tienen mas ganas y les parece mas importante llegar hasta arriba?

      • Ganas en el sentido de desearlo, de resultarles algo apetecible, algo por lo que vale la pena sacrificarse.
        Fíjate que lo digo pegadito a la frase “les parece más importante”.
        Es una cuestión de objetivos vitales y de aspiraciones que le colmen a uno.
        Llegar a la cumbre es un objetivo más importante para los hombres que para las mujeres.
        Básicamente porque es un objetivo de dominación, de ser quien manda, de poder.
        Vamos, típico de macho alfa.

        Y posts sobre los hombres he escrito ya unos cuantos.
        Sobre Rajoy, sobre Urdangarin y el Rey…
        Vamos, creo que más arriba no se puede llegar.
        Yo no me fijo en el sexo de quien hace algo, sino en lo que hace quien lo hace.

        A todo esto, el post era una reflexión sobre que gobernados por mujeres seguramente el mundo sería mejor.
        Lo digo porque viendo algunas respuestas parece que el post dijera justamente lo contrario.
        Y no es así.

        Hala, besosssssssss.

  11. martini en dijo:

    Bravo por el ultimo parrafo, un apunte :el rey nacio rey, no tuvo que llegar, ya estaba, Rajoy no llego, lo “colocaron”, y Urdangarin …no quiero ser vulgar, solo tenia una cosa que era lo que le gustaba a la infanta.

    No sirve de mucho el ejemplo que me has dado pero gracias.

    Vaya por delante que no lo hago por llevar la contraria…bueno un poquito.
    Un 10 por tu blog!

  12. Heidi Güells en dijo:

    Javi, por lo que a mi respecta me encanta tu blog y entiendo que el objetivo del artículo era poner de manifiesto que igual el mundo iría mejor si lo gobernaran mujeres. Pero es que cuando dices esto presupones que hay diferencias, que habría diferencias mejor dicho, si esto ocurriera y yo creo que no.

    Las mujeres que llegan arriba hoy en día son igual que los hombres que lo hacen, ya que el sexo no es un factor determinante. Lo realmente determinante es como tu bien dices querer el poder o el dinero sobre toda las cosas. A las mujeres no nos han educado así. A los hombres sí ( no a todos pero si a la mayoría). Por eso, las mujeres que hoy llegan arriba son como los hombres. No hay diferencias.

    Las que son diferentes no llegarán, porque para que llegasen habrían de cambiar la educación y la sociedad. y el día que eso cambie, ese día llegarán a los puestos de poder las mujeres y los hombres que piensen como ellas. Y entonces tampoco habrá diferencias.

    Y eso no quiere decir que crea que los hombres y las mujeres somos iguales, pero tampoco lo son dos hombres entre sí…

    Besos

    heidi

    • Heidi, justo lo que dices al principio es lo que he intentado decir un poco en el post y un mucho en los comentarios acerca de qué tipo de mujeres llegan ahora arriba en política.
      Tal como lo resumes.
      (De hecho, creo que lo sintetizas mejor que yo, teniendo en cuenta la de veces que he tenido que explicarme).
      Es decir, las que ahora llegan arriba arriba en política respiran más a comportamientos masculinos, que son los que imperan en ese territorio y justamente los que le han permitido llegar hasta ahí.
      Thatcher, Aguirre (que ya le lleva la contraria a Rajoy), lo que se intuye de Chacón (a quien hace unos años en la Sala del Puente Aéreo la oí pegarle por el móvil un chorreo de campeonato a no sé quién de su partido).

      El matiz que intentaba mostrar en el post era la forma diferente de ver que tienen las mujeres (hablando siempre en promedio y en general) acerca de qué cosas son importantes.
      Lo que me planteaba en el post era qué pasaría si las mujeres, con sus propios valores y prioridades (distintos de los masculinos de territorialidad, poder, etc), manejaran la vida política del mundo.
      Ése es el matiz importante: con sus propios valores y prioridades.
      Yo creo que sería un mundo distinto.
      Y sinceramente creo que mejor.
      (Curiosamente, y por lo que sé, nunca en la historia de la humanidad ha habido un matriarcado).

      Pero claro, todo eso no es más que un imaginar, porque es harto dudoso que esa suposición llegara a ocurrir algún día.
      Salvo que un virus letal acabara de la noche a la mañana con todos los hombres del mundo.
      Hecho que, aunque permitiera comprobar o no la veracidad de mi suposición, por la cuenta que me trae preferiría que no ocurriera, para qué te voy a engañar.

      Besossssss.

  13. martini en dijo:

    en Africa existe una tribu en las que mandan y gobiernan son las mujeres, los hombres en dicha tribu son el “sexo debil”.
    saludos.

¿Quieres decir algo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s