NI UN TÍTERE CON CABEZA.

(Una mirada escéptica de un publicitario a todo lo que intentan vendernos).

Años trabajando en publicidad te dan una cierta habilidad para saber vender productos e ideas. Pero sobre todo te la dan para poder reconocer cuándo otros están también vendiendo algo.

Este blog es un intento (mezclando en proporciones variables análisis, distancia, humor y ácido corrosivo) de reflexionar cada lunes sobre ello.

Aquí a la derecha (siga usted la flecha, está bien grande porque internet fatiga mucho la vista) los posts anteriores muestran ese intento: la inmaculada imagen

pública de Guardiola, un decálogo para vender los recortes dedicado a políticos en el poder, la curiosa historia del nivel a partir del cuál hay que medicarse contra el colesterol, la política contra natura de la paridad en los cargos, por qué deberíamos ahorrarnos el sueldo de Rajoy, el efecto del dinero en la imagen de la monarquía, qué pensaríamos de Facebook si en vez de Zuckerberg estuviera al frente Botín…

Comentarios sobre las reflexiones son bienvenidos.

Sugerencias de posibles temas, también.